Seguidores

miércoles, 17 de diciembre de 2008

LA PETITE MORTE

Siempre la desnudaba despacio, como si fuera muy fragil y pudiera romperse,
descubria su pecho desnudo y recorria desde su ombligo hasta sus pezones rosados como si se tratara de un lienzo donde pintar.
Ella lo miraba orgullosa, complice.
Desde ese instante hasta horas despues él se entregará en la intensa tarea de inundarla de placer,
cada dia diferente y sorprendente.
Unas noches como un romantico bolero, otras como un Jazz dulce .
Ya no era tan dificil que se entregara a la sencilla tarea de dejarse hacer,
a la pudorosa acción de sentir, hasta donde la locura le permitiera.
Se coloca encima de ella con la ropa aun puesta, para que sienta su peso
y ella mueve su pelvis despacio mientras lo busca con los ojos, para confirmarle con la mirada que su deseo empieza a desbocarse.
Por eso él la acaricia despacio,
la besa en los labios suavemente,
le muerde las costillas,
pasea entre sus piernas.
Su boca pasa una y otra vez por donde ella quiere fundirse,
pero no se detiene.
Ella quisiera tenerlo dentro ya,
ella quisiera volar,
ella quisiera gritar
y calla tímida,
para que hable su cuerpo.
Vuelve a colocarse encima ahora ya desnudos, y muy despacio, entra en ella,
como si tuviera que ensamblar una obra de alta tecnologia´
como las naves espaciales cuando se acoplan en el firmamento,
porque ya estan alli.
Muy despacio, muy suave, muy intenso.

El intuye su locura inminente y busca otro lugar donde entrenerse,
provocandole una tortura deliciosa.
Y ella grita que no puede mas y...

LA PETITE MORT

1 comentario:

  1. visitar en youtube
    el video de lapetite morte
    muy interesante

    ResponderEliminar