Seguidores

domingo, 25 de enero de 2009

DOMINGO, EDREDON Y VIENTO




Que alguien me explique porqué es tan difícil tender la funda de un edredón de 1,35.

Me encantan los domingos por la mañana, levantarse tarde, desayunar tranquilamente, escuchar música mientras me dedico a ordenar una casa que entre semana siempre esta bajo mínimos. Cambiar las sabanas y tenderlas al sol. Es una de mis tareas preferidas.
Ummm

Cuando saco la ropa de la lavadora ya adivino sin demasiada intuición que esto va a traer tela….
Toda la ropa esta echa un solo bulto casi compacto. Hoy no sólo han sido los calcetines, que son radicales libres, los que se han colado dentro de la funda del edredón. Hoy están dentro y acurrucados, la bajera, la funda de la almohada. 2 pares de calcetines y 3 tangas.
Vale! que esta semana ha hecho mucho frío, pero ello no son seres vivos, no? Hasta ahí podíamos llegar.

Me digo a mi misma: tranquilidad, que no tienes prisa y que es una cuestión de habilidad. Tu puedes Xanita. Asi que me subo a la terraza con la bolsa de las pinzas en bandolera y dando por supuesto que voy a estar media hora, seguro, luchando con las sabanas para poder colocarlas en los hilos de una manera aceptable.
La única condición es que no toquen el suelo.

Los hilos están un poco altos, bueno no tienen la culpa ellos, sino mi metro 60. Me quedan por encima de la cabeza, así que todas las maniobras las tengo que hacer de puntillas y con los brazos muy estirados. La ropa mojada que se adhiere y un viento que no me lo pone nada fácil.
Pienso en hacer esa maniobra de marineros, de escupir para saber hacia donde va el viento. Pero lo deshech. Lo de escupir me lo estoy dejando.
Y es que parece que se burla de mi cuando cojo un impulso para colgarla de un lado me la levanta del contrario, cuando ataco por el otro lado, me atropella por el lateral .
_¡Vale! ya se que eres mas fuerte y mas listo me rindo. Me acoplo, a tus caprichos viento dominguero.

Una vez he conseguido separar las piezas, a pesar de la resistencia que me ha mostrado la funda de la almohada, que creo que tiene algo con mis calcetines naranjas, los voy a poner en hilos separados por si acaso.

Respiro profundamente, queda sólo la funda y lo voy a hacer bien.

Empiezo a investigar que esquina debo de poner primero para que no llegue al suelo. Después de 6 vueltas de la pieza para arriba y para abajo, el viento me roba una pinza y gracias a mis reflejos consigo, no sin hincar la rodilla en el suelo, rescatarla antes de tocar el suelo.
Uff!!
Menos mal que llevo zapatillas de deporte porque esto se parece mas a la capoeira que a una ama de casa dominguera…
Suena el teléfono.
La musica de Sexo en nueva York, cada vez mas fuerte y yo que no termino.
Me paro en seco y dudo, no se si salir corriendo escaleras abajo y me arriesgo a que cuando suba la sabana se haya liado o este por el suelo echa un guiñapo.
O paso del telefono y me quedo aquí bailando capoeira con las sabanas el viento y un sol radiante.

Prioridades:
que vuelvan a llamar,
Es domingo no hay prisas no hay urgencias.
Por fin, sabanas colgadas al aire y al sol.


Bajo las escaleras con la cabeza alta.
Y la dignidad casi intacta.
Cada cosa a su tiempo.

4 comentarios:

  1. Me alegra que el edredon al final descanse en el hilo adecuado y sin tocar el suelo...pero ....ejem..... y de la llamada que?? no nos vas a decir nada??? La curiosidad me mata!!

    ResponderEliminar
  2. Mantener la dignidad intacta en ocasiones como éstas es un triunfo.
    Así que... enhorabuena.

    Bonita foto!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Un truco alternativo a escupir al viento, y menos arriesgado, es chuparse el dedo y notar en que lado te da más sensación de frío.

    Seguro que la ropa ya estaba seca para después de comer, no?

    ResponderEliminar
  4. Y tras los vientos huracanados de este fin de semana, cuando regresaste a por la ropa, ¿seguía ahí, tendida y firme o el edredón había utilizado los alambres como "las paralelas" para realizar varios giros completos hasta enredarse? ¡Imagino que los tangas aparecerían en Petrés!

    Elsa

    ResponderEliminar