Seguidores

domingo, 23 de mayo de 2010

Caminaba cerca de una parada de autobús,en mi pueblo,
como siempre , dándole vueltas a pensamientos, ideas y fantasía,
ensimismada y ajena al exterior.

Un coche aparco en la parada del autobús, lo sentí, pero no lo mire,.
Un segundo después se bajo un chico ( bueno no tan chico)
y con un - Perdona!! - me saco del mundo de los pensamientos.
Me preguntó: Como llegar al casco antiguo,..

Era alto, y guapo, mas que guapo interesante, atractivo , sexy...
una voz profunda, una sonrisa sincera. Un cuerpo delgado pero fuerte , de los que practican deporte, (que yo de esto entiendo),
Le explique la manera de llegar con toda la amabilidad posible y mas.
la manera de llegar,donde podía aparcar,etc.
Observe que en el coche no había nadie más.
Y por un momento , por mi cabeza paso la alocada idea de proponerle enseñarle mi ciudad.
Le llevaria a la juderia, y por calles que solo conocemos los lugareños.
Y le contaría la "leyenda de la Serp", ,....

No me atreví, por supuesto.

SE subió en el coche y se fue.
Mientras se alejaba me sentí triste,
Y si me hubiera ido con él?...
que podía pasar, ...
cualquier cosa...
Buena ,mala o regular.

Pero, sobretodo, porque no fuí capaz de proponerle mi compañía:
miedo al rechazo?,
prudencia?,
timidez?,
cobardía?
Y seguí caminando
dándole vueltas a la cabeza...

6 comentarios:

  1. Como se dice, si no juegas no ganas. Aunque a veces aunque no juegues, ocurre. A mi esto que comentas me ha pasado un montón de veces y lo que está claro es que es inseguridad, porque imagínate que le preguntas, las posibles respuestas son si o no y cualquiera de ellas no habría supuesto nada negativo, como mucho habrías seguido el camino que ya llevabas. No tenias nada que perder, no se podría considerar ni un rechazo, más bien una declinación de favor, un microrechazo ¿y a quién le importa si ni siquiera lo conoces?

    Cada vez que dejaba pasar una de estas oportunidades me cabreaba conmigo mismo y las iba contando hasta que del cabreo me obligaba a no dejarlo pasar. Casi siempre tenia un no por respuesta, pero a ¿quien le importa? era más importante tener el valor de lanzarse que tener una respuesta negativa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Y si te lo propone él, qué hubieses pensado?

    ResponderEliminar
  3. Yo me hubiese ido de prisa al casco histórico... y de encontrarle de nuevo le hubiese dicho...vaya... como es pequeño el pueblo no!....una conversación para indagar no hubiese estado de mas... indagar que hacia en el pueblo, si buscaba a alguien en especial, si por el contrario estaba de visita,... bla bla bla
    Pa' la proxima...atrevete! B L U
    un beso

    ResponderEliminar
  4. Sólo se arrepiente una persona de lo no realizado, las acciones derivan en aciertos y errores pero no en arrepentimientos, la duda es peor que el error.
    Atrévete y no te arrepentirás.
    Un besazo, WHo.

    ResponderEliminar
  5. si me lo hubiera propuesto él!!!!!!
    creo que hubiera mirado a todos los lados donde estaban las camaras ocultas.
    No creo que sea de las que provocan amor a primera vista.
    Creo que soy de las que hay que conocerme ...
    pero bueno ... me hubira dejado llevar,
    soy una gran anfitriona.

    ResponderEliminar