Seguidores

jueves, 12 de enero de 2012

fantasmas



Este verano, aprendí en un curso que nada tenia que ver con lo que voy a decir, que hay que poner NUESTRAS condiciones en todo.
En el trabajo,

en la amistad,

en el amor ,

en la familia.

Y creo que una de las trampas de mi personalidad es esa.

No , que no ponga condiciones , que si lo hago
,
sino que renuncio a ellas,
en el momento me involucro emocionalmente. Y creo que eso, es peor que no ponerlas.
Es como si , cuando abro las puertas de mi corazon me perdiera en el abismo.

Me lo estoy mirando.
Porque me hace dudar de mí,
me baja la autoestima,

y me pasa factura.

Así que estos días estoy revisando mis condiciones,

esas que hace unos años ,
sentada con la soledad al otro lado de la mesa,
negocie para mí.

Estoy dispuesta a ser cada vez mejor,
a reconocer mis defectos y miserias,
a comprender a los demás ,

pero no voy a renunciar a mi manera de entender la vida para que me quieran,
No voy a dejar de ser espontanea, locuaz, picara, atrevida,...
y no es que nadie me lo este pidiendo, no es eso,
es que me pierdo en el agradar,
en el que me quieran...


Xanita !!! No vuelvas a dudar de tí,... que se te volvera el pelo liso. Y es que no hay peor enemigo que los fantasmas
de uno mismo.

3 comentarios:

  1. Qué bueno, en cualquier caso revisarse y cuestionar... Eso "no te lo mires" que está muy bien. Y las condiciones son tan revisables como los fantasmas y la vida. Besiño.

    ResponderEliminar
  2. Comprometerse afectivamente obliga a bajar la guardia, pero efectivamente, no puede hacerse hasta el punto de disolverse uno mismo en las condiciones de los demás. Así que sí, estoy de acuerdo en que te debes reivindicar y que el esfuerzo que tú hagas para agradar se debe ver compensado con la misma actitud de la otra parte para contigo.

    ResponderEliminar
  3. Melvin! no me lo mire? malditos fantasmas!! jaja un beset
    Euclides! creo que voy a relaizar el ejercio de pararme y escucharme y dejar a este corazon loco unpoco tranquilo un beso y dale recuerdos a tu cardiologo ...

    ResponderEliminar