Seguidores

miércoles, 3 de septiembre de 2014

ISABA, IZASKUN, IRATI,...

Que bien me sienta viajar.
Unos días en el pirineo Navarro.  me ha  encantado, 
Y ha hecho que sea mas llevadera la morriña de mi Asturias. 
No haber ido este año, a mi rincón el de las Xanas , después de haber salido huyendo el año pasado por desavenencias familiares. Me ha dejado  huerfana de verde, de olor a tierra mojada, y de muchas cosas,...


Caminar por esos senderos  frondosos,

y descubrir sitios tan bellos.
 La naturaleza salvaje de la garganta de Ketua, 
Isaba y  su gente. Ni un pijo ,ni pija he visto en 5 días.
Oír hablar vasco sin entender ni palabra- 
Echar de menos tanto a "mi amor" que  me dolía el corazón de no poder compartir con él esos momentos , esos sitios,  esa sensación de subir na montaña exhausta
Y darme cuenta  mientras camino en silencio por el sendero de Zemeto , que la vida en pareja significa  reorganizarse , y reinventarse, 

Ser testigos de "la bajada de la bruja" un inicio de fiestas de  Vidangoz, por fin una fiesta pagana, de jóvenes sin borrarchera , ni toros, ancestral , sencilla , sin  estereotipos televisivos...
Compartir con mis amigos, risas y debates mientras descubro que el vino navarro me provoca dolor de estomago , pero que el blanco me sienta muy pero que muy bien.
Que nos gusta la gente del norte,
 la que funciona sin tapujos , autentica,  y que no soportamos a las  turistas accidentales; esos que solo viajan para criticar y sentirse superiores.
Y  es que,  en medio de la plaza del ayuntamiento de Isaba,
 disfrutando de un mercado sencillo y popular, de   unas migas caseras  y un  par de vinitos , una  pareja  se sienta a mi lado  en una graderia de piedra uentabla conversación para intercambiar experiencias y nosotros que siempre estamos dispuestos  a conocer a nuevas personitas les hacemos un hueco para  charrar  tranquilamente.
 AL  momento nos arrepentimos , se nota que es una pareja  reciente de segunda generación, como la mía,  Se nota porque en su pasado no existe " el nosotros" ,
 y ella no para de hablar , de criticar:... que si  el flequillo de las vascas , 
que si son secos, que si ,...  que 
,... que petarda!!
 decidimos ir a nuestro bar "aberchale" con la dueña " aberchale" ( ese apodo lo hemos puesto nosotros  de flequillo vasco, que nos encanta.

UFF! 
que triste no poder disfrutar de viajar , de lo diferente. Al fin y al cabo se trata de eso ,no? de abrir nuestra mente y observar que hay infinitas maneras de vivir. Y todos son validas.

Y  en mi caso , me ha servido , para tomar distancia y  volver con un monton de besos, abrazos y caricias acumulados, que maceraron en los pirineos , entre bosques de hayas. Por eso su sabor hoy es diferente.
 

4 comentarios:

  1. Hola, Xana:
    Me alegra que estar en un lugar tan entrañable como el Pirineo navarro te haya sido tan terapéutico, aunque no oculte la pena de que en tus lares astures las desavenencias te impidan ir para reencontrarte con tus hadas...

    Comparto esa querencia por acercarme a los lugares y a sus gentes con el ánimo abierto y disfrutar de su compañía conocer su vida y saborear sus vinos y comidas. Y en eso Navarra es muy generoso.

    Confieso, eso sí, que el "flequillo" vasco atenta contra mi sentido elemental de la estética, pero como no es mi problema, allá se las compongan, ja, ja.....

    ResponderEliminar
  2. Si que ha SIDO terapeútico, me ha renovado el alma. Y bueno lo del flequillo aunque yo nunca lo llevaria, pues es un estilo que al menos se aleja de barbies y demas que tenemos el Mediterraneo , lleno. Un beso mi fiel amigo.

    ResponderEliminar
  3. Que mejor lugar para macerar los besos que el pirineo????? NINGUNO.
    Aquí, en Catalunya tb disfrutamos esas montañas y son, sencillamente, magicas.

    ResponderEliminar
  4. Pues si-esas montañas y ese olor a tierra, es ... nriquecedor
    un beset

    ResponderEliminar