Seguidores

martes, 31 de agosto de 2010

hace casi 2 años

miércoles 17 de diciembre de 2008

locura saludable


Todos los dias, el mismo recorrido, 30 minutos a trote suave. Por las mañanas o por las tardes segun sus posibilidades, pero desde hace un tiempo todas las tardes a las 19h.

Ahora ya no puede elegir.

Él pasara a la misma hora, puntual, en sentido contrario.Le sorprende y le alivia que no lleve casco , gafas de ciclista, cuerpo de musculos largos, tez morena, sonrisa suspicaz y un tatuaje en la pierna derecha a la altura del gemelo, la mantiene enganchada.

Siente que él tambien la mira y ya no baja la cabeza.Se estudian y se incitan mutuamente.

Durante practicamente 1 mes han seguido este sutil ritual, cada vez mas descarado, cada vez mas intenso en sus fantasias.

Pero ayer amenazaba lluvia, y él no estaba.
Sintio el frio de las expectativas no cumplidas y aceleró el ritmo de su carrera .
Sólo oía su respiración jadeante,
y al final del camino justo antes de cruzar el rio .... El ciclista.
Su postura desafiante , la expresión orgullosa de haber dado un paso, y no haber cruzado la linea.

Ella supo que era su momento.

Caminó hacia él muy lentamente, y le mantuvo la mirada hasta sentir el calor de su aliento.

Ninguno de los dos dijo nada.


Pero ella, deslizo la mano al bolsillo trasero de su pantalon corto y saco un preservativo ,
(Calvin) ,
que le mostró con el mismo desafío con el que él, la había esperado.

1 comentario:

  1. Me gusta mucho este relato.
    Algunas veces familiarizamos con personas que nos rodean "solo" con una mirada.
    Más allá no he llegado

    ResponderEliminar