Seguidores

sábado, 4 de septiembre de 2010


Apoyada en la pared, del Black Note, observaba a una pareja ...

Ella bailaba interpretando, con un sombrerito años 20, y una minifalda
con lunares, que permitian disfrutar de unas piernas fuertes y sedosas.
El pasaba desapercibido, vaqueros enseñando los calzoncillos y camisa oscura.

Mientras ella bailaba contorneandose , él no le quitaba ojo ni un segundo,
discretamente,
marcando el ritmo del blues con la cabeza.
Al principio pensé que ella estaba sola , pues su chico mantenia una distancia prudente
y solo les delato la mirada picarona de ella en algunos de sus movimientos.
Y esa mirada continua sobre ella, como un hilo trasparente,
Separados tan sólo fisicamente.

Tan sólo quedarian un par de canciones para que se acabara el concierto,
y ella se arrimo a él pegando su espalda contra su pecho y sin dejar de marcar el ritmo
ni perder de vista al grupo americano.
Introdujo la mano de él por debajo de su falda.
El tenso todo su cuerpo ysus labios se entreabrieron, sin dejar de mirar al guitarrista espectacular
y ella divertida y provocadora coloco su mano entre las piernas de él, seguramente para comprovar que había conseguido su objetivo. A juzgar por su gesto satisfecho.

Aferrro su culo contra él sujetandola por las caderas , quiza la necesitaba tambien de tapadera y le mordio el hombro desesperado y con los ojos nublados de deseo.

Algo le susurro ella al oido, y se miraron asintiendo,
seguramente, no pasarian ni 2 minutos, cuando ella desaparecio hacia los baños
y un minuto mas tarde él se fue detras,
o eso creo, porque la multitud no me permitio seguir con mi
voyeaurismo.

Ultima canción, apoteosis en el escenario, y seguramente en algún rincon más, o no?

Me encanta la gente,...

1 comentario:

  1. Bonita historia. Los servicios de bares son tan incómodos (y a veces insalubres) como excitantes... lo 2º gana con creces a lo 1º.

    ResponderEliminar