Seguidores

domingo, 19 de septiembre de 2010

Noches mágicas



No era muy tarde cuando llegue anoche a casa.
Cansada, ese cansacio sano, cansancio por gusto.

Y allí estaba la luna, sin buscarla,
creo que esta creciendo y tiene ese aspecto de inacabada,
como de mascara veneciana torcida.
Las nubes la acosaban, y me hizo gracia,
así que en vez de irme a la cama directamente que es lo que me pedía el cuerpo ,
me deje llevar una vez mas por la luna, la noche y mi corazón.

Asomada a la ventana y mientras saboreaba lentamente un yogurt griego,
disfrutaba del cielo nuboso y lunático,
hasta que un sonido extraño me sorprendió,...
En la pared de enfrente 2 gatos uno marrón y otro negro,
realizaban una especie de cortejo o por lo menos yo lo entendí así.

Emitían unos sonidos extraños, que no eran los típicos maullidos ,
sus hocicos estaban casi rozandose y parecía que mantenían la mirada fija uno en el otro,
no era una actitud agresiva,
Acercaron mas sus hocicos como si se besaran, y volvieron a mantener la mirada fija,
asi se mantuvieron en ese ritual o lo que fuera, alrededor de 15 minutos,.
Sonidos guturales extraños, mirada fija, roces de hocicos,...
A punto estuve de marcharme o de hacer algo, para que se decidieran a dar algun paso más.

El marron que estaba mas cerca de la pared, dejo caer su peso hacia la pared y el negro muy lentamente, pero muy, muy lentamente como si no quisiera irse, pero fuera algo inevitable, fue cambiando primero la dirección de su cuerpo, y se alejo lentamente. Su cuerpo se estiraba como si las patas de atrás no se quisieran ir y el marrón se tumbo refugiado contra la pared.
Cuando estaban ya separados un par de metros, el negro comenzo a andar un ritmo normal y se metió debajo de un coche , el marrón se quedo tumbado hasta que la presencia de un hombre por la calle le obligo a escabullirse debajo de otro coche.
Alce la mirada en busca de la luna, ya tapada totalmente por las nubes.

Respire hondo para engullir el olor del final del verano.
Y me fui a dormir , pensando en los gatos,...

2 comentarios:

  1. Seguramente se andaban midiendo. Pronto llega su tiempo , y hay que colocar a cada uno en su sitio.
    Hasta los gatos!

    ResponderEliminar