Seguidores

domingo, 7 de febrero de 2016

Primavera perpetua

Es domingo y es febrero y aquí en el Mediterráneo vivimos en una perpetua primavera.
A las 5 de la mañana me despierta un ruido extraño que proviene de la terraza, un viento huracanado y algo mas. La intriga me desvela pero el  calorcito del edredón me impide ir a descubrirlo, y esa lucha entre mi curiosidad y la pereza me entretiene hasta las 6.30.
Tiempo de  sobra para perderme en mis soliloquios repetitivos.
A las 6,30  me levanto esperando encontrar un plástico enorme deambulando  a sus anchas y no hay más que lluvia
Esa lluvia que hace 6 meses que aquí ni olemos y que se nota que no es nuestra.
La ha traído a la fuerza ese viento huracanado y la golpea extrañamente contra las paredes por eso me resulta rara.
 Se que apenas durara que cuando amanezca y el pueblo se despierte no quedaran huellas de la  lluvia visitante y  al recoger el periódico alguien, que como yo en estos días duerme poco, hablara  de la tormenta y otros comentarán que no han oído nada.
Así es esta primavera perpetua.

2 comentarios:

  1. Pues aquí te escribo envuelto en nubes, vientos, lluvia y todo lo que el invierno gallego tiene que traer. Como Dios manda.... Así que ya ves, si necesitabas contrastes aquí tienes los que quieras...

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar